LA ESTÚPIDA DECLARACIÓN DEL GOBERNADOR DEL ESTADO