FUNCIONARIA DE AMLO AMENAZA A DOCENTES Y ESTUDIANTES

  • “Ya sabrán de nosotros”, amenaza Raquel Sosa a docentes y estudiantes de la UBBJG.

MÉXICO.- Autoritaria, sin ceder en sus características amenazas contra el personal docente y académico que le ha exigido respeto a sus derechos laborales, prestaciones y pagos salariales justos sin que existan descuentos con argumentos ficticios, la directora general de la Universidades para el Bienestar “Benito Juárez García” (UBBJG), Raquel Sosa Elízaga, se presentó este 20 de septiembre en la sede de la universidad en Calvillo, Aguascalientes, no para buscar solución a los reclamos de los profesores y personal académico, sino para lanzar una amenaza a quienes osaron reclamarle, y a quienes advirtió que habrá una renovación de todo el personal en este plantel y para ello “ya sabrán de nosotros”.

Fiel a su política represiva unilateral, Raquel Sosa acudió con total arrogante a la sede en Calvillo, donde de entrada, cerca de las 11:25 de la mañana, advirtió que su visita era para hablar con los estudiantes y no con los profesores que desde hace varias semanas le reclaman el pago completo de sus salarios y la reposición de los descuentos injustificados que les aplicaron por un supuesto faltante de horas trabajadas, cuando es sabido que los cuatro docentes que tiene el plantel laboran más de 39 horas por semana.

La directora de este proyecto educativo se dirigió en todo momento a los estudiantes presentes y trató de ignorar a los cuatro profesores de la sede que estuvieron en la reunión, entre ellos el coordinador académico, doctor Salvador Martín Medina Torres, quien guardando todo respeto a Raquel Sosa, trató de buscar el momento para exponer la crisis que se vive, no solo en este plantel, sino en la mayoría de las sedes de la UBBJG, pero fue ignorado, lo que evidenció que la coordinadora general de esta universidad llegó solo para hacerse presente y poner sobre la mesa sus amenazas.

En los minutos en los que Raquel Sosa estuvo en la sede de Calvillo se dirigió exclusivamente a los estudiantes, suceso en el que estuvo como mediador un padre de familia, y cuando parecía que la directora de la UBBJG con su retórica envolvería a los alumnos y alumnas, recibió una cascada de cuestionamientos con etiqueta de reclamo por sus acciones arbitrarias e imposiciones en el esquema de enseñanza, además de que los estudiantes salieron en defensa de sus profesores, por lo que también hubo momentos en los que fueron blanco de la indiferencia de la coordinadora de la UBBJG.

Durante este encuentro, una de las alumnas cuestionó a Raquel Sosa por su trato despectivo hacia el coordinador académico de la sede, por lo que la joven se quedó sin escuchar la respuesta.

Asimismo, un grupo de estudiantes le exigieron aclarara sobre la falta de docentes en la sede, a lo que se limitó a decir que los cuatro (profesores) que están, para atender a 106 alumnos son “más que suficientes”. Los alumnos también le reclamaron sobre el modelo Kaleidoscopio (clases en las aulas, punto de encuentro virtual y en campo) que la coordinadora quiere imponer, y le expusieron la inoperatividad de éste plan al haber muy pocos estudiantes con computadora, internet o ambos. También le hicieron ver que el tiempo para las prácticas de campo de dos horas diarias, no es suficiente para la carrera de Ingeniería Ambiental.

Una observación que también le subrayaron fue que muchos de ellos (alumnos) deben adaptarse al transporte público disponible, lo que les limita seriamente el ir y venir varias veces al día al plantel.

Tras los reclamos estudiantiles, lo que dejó sin habla a la directora de la UBBJG, ella opto por salir al paso al sentirse acorralada, por lo que el padre de familia mediador en esta visita, le pidió a Raquel Sosa hablar en privado con los docentes para buscar alguna solución a la crisis que se vive en la sede de Calvillo, y ella, con desplante, se limitó a decir: “Con esto termino y me despido”, por lo que apresuró el paso y de manera súbita entre reclamos de estudiantes y docentes se retiró sin dirigirse en ningún momento a los profesores ni a la principal autoridad del plantel, el doctor Salvador Martín Medina Torres.

Raquel Sosa al emprender su precipitada huida no perdió oportunidad para lanzar su amenaza hacia todos los presentes (estudiantes y profesores) y señalar que “se comprometía a renovar toda la planta docente” en Calvillo, lo que anticipa que se alista un despido de todos los profesores que alzaron la voz por reclamar sus derechos laborales, lo que de concretarse echaría por tierra todo el trabajo realizado desde la fundación de la sede en 2019. En una de sus breves mensajes hacia los docentes les advirtió “ya sabrán de nosotros”, lo que ya puso en alerta a todo el personal del plantel, que ya hicieron pública una denuncia y la responsabilizan de cualquier daño que a sus personas o familias pudiera ocurrirles, así como también por cualquier daño económico o laboral que se les cauce.

Durante la visita de Raquel Sosa a Calvillo, dejó sin respuestas todas las inquietudes expuestas por los estudiantes del plantel.

Frente a este panorama y al exhibir que esta crisis ya involucra a la mayoría de las 145 sedes de la UBBJG, los docentes piden al presidente Andrés Manuel López Obrador atender esta situación de manera directa y constatar que su proyecto educativo es pisoteado por una persona que desconoce cómo dirigir una universidad y a la que no le interesa la educación ni el progreso de generaciones futuras de jóvenes que buscan oportunidades profesionales.

CRÓNICA