MÉXICO Y 8 PAÍSES SON LOS VILLANOS DE LA ACCIÓN CLIMÁTICA MUNDIAL

  • Entre los gobiernos que han aumentado la lucha climática destacan de manera notable EE.UU., la Unión Europea y Gran Bretaña.

EEUU.- Un informe del centro de estudios Climate Action Tracker (CAT) ha evaluado el comportamiento que están teniendo los países a la hora de cumplir el acuerdo de París (2015) contra el cambio climático. Para ello, ha analizado 37 de las contribuciones nacionales o planes de acción climática presentados ante la secretaria de la ONU del Convenio de Cambio Climático. Ninguna de las principales economías del mundo, incluido todo el G20, tiene un plan climático que cumpla con sus obligaciones en virtud del Acuerdo de París de 2015, a pesar de las advertencias de los científicos; quienes juzgan necesarios profundos recortes en las emisiones de gases de efecto invernadero. Este análisis ha lanzado la alarma ante el inmovilismo que muestran especialmente algunos países relevantes en la esfera mundial. Son los villanos de la acción climática: Australia, Brasil, Indonesia, México, Nueva Zelanda, Rusia, Singapur, Suiza y Vietnam.

Todos los países del mundo debían presentar o revisar al alza en el 2020 sus planes de acción climática, como se estableció en el acuerdo de París. Dado que el 2020 fue un año de pandemia, muchos gobiernos retrasaron la presentación de sus planes de acción climática.

Muchos aprovecharon la cita organizada por Joe Biden en abril de este año, con motivo del Día de la Tierra, para mostrar sus aportaciones.

Entre los gobiernos que han aumentado la ambición de sus objetivos destacan de manera notable EE.UU., la UE y Gran Bretaña.

Japón y China han propuesto nuevos objetivos, pero aún no los han sometió oficialmente al escrutinio de la ONU.

Entre los otros países del G20, India, Arabia Saudita y Turquía no han hecho una nueva presentación. Y Turquía, de hecho, tampoco ha ratificado todavía el Acuerdo de París.

Entre los países que han exhibido planes recientes más ambiciosos (desde mayo de 2021) se encuentra Bután, Marruecos, Corea del Sur y Nigeria.

Y finalmente 70 países aún no han enviado nada a la secretaría d la NU (cubre alrededor de una cuarta parte de las emisiones mundiales).

En conjunto, todos estos planes mostrados reducirían el nivel de las emisiones esperable para 2030 en alrededor de 4 GtCO2 (ver gráfico)

Pero hay un grupo de naciones irreductibles, que siguen haciendo oídos sordos a todo y a todos. “Nos preocupan especialmente los casos de Australia, Brasil, Indonesia, México, Nueva Zelanda, Rusia, Singapur, Suiza y Vietnam. No solo no han aumentado a ambición en absoluto, sino que han presentado los mismos o, incluso, objetivos menos ambiciosos para 2030 que los que propusieron en 2015. Estos países deben hacer una profunda reflexión”, señala dijo Bill Hare, director ejecutivo de Climate Analytics, una de las entidades socias del consorcio Clmate Action Tracker (CAT).

Lejos del espíritu de París

Son países que aún no se alinean ni con el espíritu ni con la ciencia del acuerdo de París para aumentar progresivamente la ambición.

Muchos simplemente han vuelto a presentar los mismos objetivos (los del 2015); otros han mostrado planes que comportan una ambición menor; o han presentado por primera vez objetivos que pueden alcanzar fácilmente con las ya políticas existentes. Son éstos:

Brasil y México: presentaron las mismas metas numéricas que en 2015. Sin embargo, los cambios en la referencia del año base dan como resultado esfuerzos de mitigación más débiles en general.

Rusia y Vietnam: las actualizaciones parecen más sólidas en el papel, pero no constituyen un cambio significativo, ya que pueden cumplirse fácilmente con las políticas en marcha.

Australia e Indonesia: simplemente volvieron a comunicar unas contribuciones originales, que ya era insuficientes.

Singapur: mejoró la arquitectura de sus objetivos (pasando a medir el volumen de misiones en términos absoluto)s, pero no aumentó su objetivo.

Suiza: aumentó el componente interno (nacional) de su plan, pero no el objetivo general mundial en que debe insertarse.

Nueva Zelanda: presentó su objetivo ya recogido en su plan original, y se ha comprometido a enviar uno nuevo este año. Ha desplegado una desacreditada arquitectura de contabilidad de las emisiones.

Ninguna de las principales economías del mundo, incluido todo el G20, tiene un plan climático que cumpla con sus obligaciones en virtud del Acuerdo de París de 2015

Mientras tanto, el impulso que imprimieron en abril los países para revisar o actualizar los objetivos de acción climática de cara al 2030 (como mostró la cumbre de los líderes mundiales promovida entonces por el presidente Joe Biden) se ha estancado.

Desde el mes de mayo ningún país gran emisor de CO2 ha presentado nuevos planes de acción climático más sólidos de los que comunicó en 2015 (acuerdo de Paris). El resultado es que la brecha de emisiones para 2030 (la diferencia entre las emisiones que van a producir y las que deberían darse para mitigar el calentamiento hasta un tope de 1, 5 ºC) apenas ha cambiado. Así lo indica este nuevo análisis publicado por el centro de estudios Climate Action Tracker (CAT).

En mayo, después de la Cumbre de Líderes Climáticos y el diálogo de Petersburgo, parecía que se daría un buen impulso con los nuevos compromisos de acción climática, “pero los gobiernos solo habían cerrado la brecha de emisiones en un 14%”, señala Niklas Höhne. del NewClimate Institute, una organización socia de CAT.

Desde entonces, ha habido poca o ninguna mejora. “Nada se mueve. Los gobiernos ahora han cerrado la brecha hasta en un 15%, una mejora mínima desde mayo. Cualquiera pensaría que tiene todo el tiempo del mundo, cuando en realidad ocurre lo contrario”, añade Höhnel.

LA VANGUARDIA