BEBÉS Y NIÑOS TRANSMITEN EL VIRUS CON MÁS FACILIDAD EN HOGARES

  • Un recién estudio mostró que incluso los niños más pequeños transmiten fácilmente el virus

Nueva York.- Los bebés y los niños pequeños tienen menos probabilidades de llevar el coronavirus a sus hogares que los adolescentes, pero una vez que se infectan, es más probable que transmitan el virus a otras personas en sus hogares, según un gran estudio nuevo realizado por una agencia de salud pública canadiense.

Los hallazgos pueden explicarse, al menos en parte, por factores de comportamiento, dijeron los expertos, incluido el hecho de que los niños muy pequeños requieren mucha atención práctica y no pueden ser aislados cuando están enfermos.

El estudio, que se publicó en la revista JAMA Pediatrics este lunes, no resuelve un debate en curso sobre si los niños infectados son tan contagiosos como los adultos, y no sugiere que los niños pequeños estén impulsando la pandemia. Pero demuestra que incluso los niños más pequeños aún pueden desempeñar un papel.

“Este estudio mostró que incluso los niños más pequeños transmiten fácilmente el virus”, dijo Zoe Hyde, epidemióloga de la Universidad de Australia Occidental, que no participó en la investigación.

Ella agregó: “La conclusión clave para mí es que muestra claramente que la transmisión de los niños ocurre en el hogar. Esto significa que debemos pensar urgentemente en cómo vamos a proteger las escuelas cuando vuelvan a abrir en poco”.

Durante los primeros meses de la pandemia, algunos científicos sugirieron que los niños pequeños, en particular, rara vez se infectaban o transmitían el virus. Pero esas observaciones pueden haber sido distorsionadas por el hecho de que la mayoría de los niños tuvieron pocos encuentros sociales durante ese tiempo.

“Creo que estaban sesgados por el hecho de que los niños eran guardados en casa”, dijo la doctora Tina V. Hartert, epidemióloga respiratoria de la Universidad de Vanderbilt, que no participó en el nuevo estudio. “Se les recomendó que ni siquiera jugaran con los vecinos, no iban a la escuela, no iban a la guardería”.

Los adolescentes tenían más probabilidades de llevar el virus al hogar: los niños de 14 a 17 años constituían el 38 por ciento de todos los casos. Los niños de 3 años o menos fueron los primeros en enfermarse en solo el 12 por ciento de los hogares, pero eran los más propensos a transmitir el virus a otras personas en sus hogares. Las probabilidades de transmisión en el hogar eran aproximadamente un 40 por ciento más altas cuando el niño infectado tenía 3 años o menos que cuando tenía entre 14 y 17 años.

Los hallazgos pueden ser el resultado de diferencias de comportamiento entre niños pequeños y adolescentes, dijeron expertos médicos.

THE NEW YORK TIMES