«BRUTALIDAD» UN ARGENTINO CAUSÓ LA MUERTE DE 300 PINGÜINOS

Posted on
  • Greenpeace Argentina presentó una denuncia penal por el ecocidio de pingüinos en Punta Tombo.

BUENOS AIRES.- La sede argentina de la organización ambiental internacional reclama que se investigue penalmente el hecho ocurrido en la Reserva Punta Tombo, en Chubut. El dueño de un campo lindero a la reserva provocó la muerte de casi 300 pichones y un centenar de pingüinos adultos. Además destruyó 140 nidos. El recurso judicial destaca la importancia de incorporar un capítulo Penal Ambiental en el Código Penal de Argentina.

Ecocidio en Punta Tombo, Chubut

El dueño de un campo lindero a la Reserva Natural fue denunciado por el Ministerio de Turismo de Chubut por provocar la muerte de 140 nidos de pingüinos y electrificar otro centenar en la Reserva de Punta Tombo, Chubut.

Los guardafaunas de la reserva de esa localidad hicieron una inspección y se percataron de que una persona había realizado un camino sin autorización, el cual pasaba por todo el campo hasta la costa con una máquina de alto porte, enterrando todos los nidos de pichones de pingüinos, en una zona de alta densidad. Pero no solo provocó la muerte de pichones de esta especie sino que también esta persona electrificó un cerco y mató a un centenar de pingüinos adultos.

Greenpeace Argentina presentó un comunicado con una denuncia penal ante el Ministerio Público Fiscal de Chubut para reclamar una investigación sobre lo ocurrido en la Reserva Punta Tombo. El reclamo es realizado junto a la Asociación Argentina de Abogados/ as Ambientalistas.

Ambas entidades coinciden en que en este caso particular “se configura la acción típica de delito de Crueldad con los animales, lo que se establece en los artículos 1° y 3° de la Ley 14.346 de Maltrato Animal”. En ese artículo tercero se desarrollan varios puntos considerados como actos de crueldad, el séptimo de esos puntos es: “Lastimar y arrollar animales intencionalmente, causarles torturas o sufrimientos innecesarios o matarlos por sólo espíritu de perversidad”.

FUENTES