UNA DE CADA DOS MUJERES Y NIÑAS “NO SON DUEÑAS DE SUS CUERPOS”: ONU

EEUU.- Casi la mitad de las mujeres y las adolescentes en los países en desarrollo se les niega el derecho a decidir si tienen o no relaciones sexuales con sus parejas, usan anticonceptivos o buscan atención médica, según un nuevo informe de las Naciones Unidas.

El Fondo de Población de la ONU (UNFPA) calificó el miércoles el hallazgo como “alarmante” y dijo que la falta de autonomía corporal amenazaba la seguridad de las mujeres, reducía potencialmente la productividad económica y generaba costos adicionales para los sistemas de salud y judicial de un país.

El informe, titulado Mi cuerpo es mío (PDF), analizó el poder de las mujeres para tomar sus propias decisiones sobre sus cuerpos y hasta qué punto las leyes de los países apoyan o interfieren con ese derecho.

En los 57 países en desarrollo donde había datos disponibles, el informe encontró que el 45 por ciento de las mujeres no estaban completamente empoderadas para tomar decisiones sobre la atención médica, la anticoncepción y si tener o no relaciones sexuales. Hubo diferencias entre las regiones: mientras que el 76 por ciento de las mujeres en el este y sureste de Asia toman sus propias decisiones sobre sus cuerpos, la cifra es menos del 50 por ciento en el África subsahariana y en el centro y sur de Asia.

En algunos países, Malí, Níger y Senegal, más del 90 por ciento de las mujeres se ven privadas de su autonomía corporal, según el informe.

“El hecho de que casi la mitad de las mujeres aún no puedan tomar sus propias decisiones sobre si tener relaciones sexuales, usar anticonceptivos o buscar atención médica debería indignarnos a todas”, dijo la Dra. Natalia Kame, directora ejecutiva del UNFPA.

“En esencia, cientos de millones de mujeres y niñas no son dueñas de sus propios cuerpos. Sus vidas están gobernadas por otros”.

La causa fundamental del problema es la discriminación de género, “que refleja y sostiene los sistemas patriarcales de poder y genera desigualdad de género y desempoderamiento”, dice el informe. Pero cuanto más educada era una mujer, más probabilidades tenía de tener poder para tomar decisiones sobre su propio cuerpo, dijo.

En cuanto a las leyes que restringen a las mujeres, el informe encontró que 20 países o territorios en todo el mundo tienen leyes de “casarse con su violador”, en las que un violador puede escapar de un proceso penal si se casa con la mujer o la niña que violó, mientras que 43 países no tienen legislación para abordar la cuestión de la violación conyugal.

El informe también dijo que más de 30 países en todo el mundo restringen el derecho de las mujeres a moverse fuera del hogar.

Por separado, el UNFPA dijo que a pesar de las garantías constitucionales de igualdad de género en muchos países, en promedio, las mujeres disfrutan de solo el 75 por ciento de los derechos legales de los hombres.

Y solo el 71 por ciento de los países garantiza el acceso a la atención de maternidad en general, mientras que solo el 75 por ciento asegura un acceso completo e igualitario a la anticoncepción.

El UNFPA dijo que la existencia de leyes sexuales y reproductivas de apoyo no dependía del nivel de ingresos de un país, y que países de bajos ingresos como Camboya, Laos y Mozambique promulgaban leyes y reglamentos que garantizaban a hombres y mujeres igualdad de acceso a la atención de la salud sexual y reproductiva. , información y educación.

Kanem dijo que muchas de las deficiencias en la autonomía corporal han empeorado durante la pandemia de COVID-19, con un número récord de mujeres y niñas en riesgo de violencia de género y prácticas nocivas como el matrimonio precoz.

“La negación de la autonomía corporal es una violación de los derechos humanos fundamentales de mujeres y niñas que refuerza las desigualdades y perpetúa la violencia derivada de la discriminación de género”, dijo.

“Es nada menos que una aniquilación del espíritu, y debe detenerse”.

AL JAZEERA