POR AMENAZAS DE MUERTE Y EXTORSIONES CIERRAN NEGOCIOS EN DESTINO TURÍSTICO

Posted on

MÉXICO.- Luego de los ataques y amenazas del crimen organizado que exige pago de derecho de piso, a cantinas, bares y centros nocturnos de Cancún, varios negocios han decidido cerrar sus puertas, algunos de manera temporal y otros en forma definitiva.

Este fin de semana y la semana pasada aparecieron narcomantas en las calles, con una lista de al menos 11 bares y centros nocturnos a los que se les advierte que de no pagar la cuota, pagaran las consecuencias.

Este lunes algunos negocios de los llamados de “giro negro”, como el bar “Teresita II” ya no abrieron sus puertas y notificaron a su personal que se reabrirán hasta “nuevo aviso”.

La “Cueva de Choky” fue clausurada y asegurada el viernes pasado por la Fiscalía General del Estado, luego que un grupo armado entró al bar y ejecutó a un cliente.

Lo mismo ocurrió con el bar “Es Viernes”, ambos de la avenida Talleres, el cual fue asegurado luego de un operativo de la FGE donde supuestamente encontraron droga.

En la exclusiva plaza de Puerto Cancún y Marina Towers, fue clausurado el “Barezzito”, luego que un grupo armado de 8 personas, sacara a punta de pistola a un hombre de dicho bar y minutos después fuera ejecutado y tirado sobre la céntrica avenida Bonampak.

Otros bares que han sido rafagueados y quemados por el crimen organizado continúan cerrados.

En una de las narcomantas que se han colgado en la escuela Conalep del centro de la ciudad, la amenaza fue directa contra 11 bares de Cancún, entre ellos “El Ejecutivo”, “La Xtabay”, “El Rincón de Luisito”, “Viernes”, “PPC”, “Gari”, “Sugar Dady”, “La Playa”, “Bahamas”, “La Playa”, “Pelaná”, “Palapa de Choky” y “La Curva”,

La amenaza firmada por “El Jefe y Patrón” advierte que deben “alinearse” o sufrirán las consecuencias de un ataque armado.

En el mensaje se lee que a todos aquellos empresarios interesados en abrir un bar en Cancún deben estar enterados que “la plaza tiene dueño”.

Desde el 2019 hasta la fecha las autoridades atendieron el llamado a 324 ataques a comercios en Cancún. Las investigaciones no lograron prosperar porque los propietarios se negaron a presentar alguna denuncia por miedo a sus atacantes.

VÍCTOR FLORES / LA PRENSA