SE REGISTRA “LA PRIMERA HAMBRUNA POR EL CAMBIO CLIMÁTICO” EN LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD

Posted on

ANTANANARIVO.- Después de sufrir años de sequía extrema que ha devastado los rendimientos de los cultivos, la nación africana de Madagascar está a punto de experimentar la primera hambruna oficial claramente causada por el cambio climático, según funcionarios de las Naciones Unidas.

“La situación es realmente crítica: alrededor de 512.000 personas están a un paso de la hambruna”, dijo Shada Moghraby, portavoz del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU. Algunas familias se han quedado sin otra alternativa que hurgar en busca de comida, incluidos los insectos.

“Están en el nivel más alto de inseguridad alimentaria”, dijo. “Están en esa etapa en la que la mayoría sobrevive con alimentos como la fruta de cactus, que apenas tienen valor nutricional”.

Los cultivos básicos en Madagascar incluyen arroz, caña de azúcar, mandioca y papas, pero cinco años de sequía están cobrando un gran precio.

“Cada año, las familias [malgaches] pasan de una cosecha fallida a la siguiente”, dijo Moghraby. “Y parece que la próxima temporada también será otra mala cosecha. Así que eso no solo está impactando en que las personas no puedan crecer lo suficiente para alimentar a sus familias, y mucho menos para hacer negocios”.

La sequía actual de Madagascar es la peor en cuatro décadas. Pero si bien las sequías siempre han sido una amenaza para la economía agrícola del país, los científicos dicen que la frecuencia y severidad de las sequías han aumentado debido al cambio climático. Las temperaturas más cálidas, debido a las emisiones de gases de efecto invernadero, provocan más evaporación, lo que lleva a una vegetación seca y a períodos intensificados de escasas precipitaciones.

Es por eso que la ONU advirtió a fines de octubre que Madagascar estaba al borde de “lo que podría convertirse en la primera hambruna causada por el cambio climático”. El sombrío hito no debe interpretarse en el sentido de que el cambio climático no ha influido en sequías anteriores. Y la inseguridad alimentaria ha ido en aumento durante años, impulsada en parte por el cambio climático.

“El número de desastres extremos relacionados con el clima, incluidos el calor extremo, las sequías, las inundaciones y las tormentas, se ha duplicado desde principios de la década de 1990, con un promedio de 213 de estos eventos que ocurren cada año durante el período de 1990 a 2016”, la ONU y la Organización Agrícola informó en 2018. “Estos desastres dañan la productividad agrícola de los principales cultivos como el trigo, el arroz y el maíz, causando aumentos en los precios de los alimentos y pérdidas de ingresos que reducen el acceso de las personas a los alimentos”.

Pero las hambrunas en toda regla se declaran solo cuando se cumplen ciertos puntos de referencia, incluso cuando al menos una quinta parte de los hogares enfrentan una escasez extrema de alimentos, más del 30 por ciento de los residentes sufren desnutrición aguda y al menos una de cada 5.000 personas por día, están muriendo de hambre.

“El hecho de que no se declare la hambruna no significa que la gente no esté muriendo de hambre”, dijo Moghraby sobre el estado actual de Madagascar. “La gente puede estar muriendo de hambre, pero eso también está relacionado con la enfermedad, por lo que no es únicamente por inanición. Obviamente, cuando estás desnutrido, tus posibilidades de ser vulnerable a enfermedades son mucho mayores y, por lo tanto, no tienes la energía para combatir esas enfermedades. Y vemos que la pandemia y el COVID-19 ponen a las personas en un mayor nivel de vulnerabilidad porque padecen inseguridad alimentaria”.

Si bien las sequías y otros desastres relacionados con el cambio climático han contribuido a hambrunas anteriores, generalmente surgen en situaciones exacerbadas por eventos como la guerra civil o el desplazamiento masivo.

“A diferencia de otras crisis en las que tenemos un alto nivel de inseguridad alimentaria, generalmente la causa de eso es el conflicto; piense en Sudán del Sur o Yemen”, dijo Moghraby, refiriéndose a otras dos crisis actuales. “Pero en el sur de Madagascar, es puramente climático”.

También hay una escasez de alimentos en curso en países como Somalia causada en parte por las sequías, además de un conflicto político de larga duración.

“Con alrededor de 2,3 millones de personas que ya sufren una grave escasez de agua, alimentos y pastos en Somalia, una sequía que empeora rápidamente podría conducir a una ‘situación extrema’ en abril del próximo año”, la agencia de noticias de la ONU informóel viernes pasado. “Somalia está en la primera línea del cambio climático y ha experimentado más de 30 peligros relacionados con el clima desde 1990, incluidas 12 sequías y 19 inundaciones”.

Khadija Diriye, la ministra somalí de asuntos humanitarios y gestión de desastres, dijo a la ONU que las familias están perdiendo su ganado, lo que podría provocarles una hambruna mortal. “Estoy particularmente preocupada por los niños, las mujeres, los ancianos y las personas discapacitadas que continúan soportando la peor parte de la crisis humanitaria de Somalia”, dijo.

Como la mayoría de las víctimas de la hambruna y otras crisis relacionadas con el cambio climático, los malgaches y los somalíes se encuentran, simplemente por el hecho de ser pobres, entre los que menos han hecho para provocar el cambio climático. Los 28 millones de habitantes de Madagascar crean apenas0,01 por ciento de las emisiones anuales de carbono. En conjunto, los 48 países y 1,14 mil millones de residentes del África subsahariana han contribuido sólo el 0,55 por ciento de las emisiones acumuladas de gases de efecto invernadero. (Estados Unidos, con una población de 330 millones, ha producido el 25 por ciento de las emisiones históricas).

En este momento, el PMA dice que necesita $ 69 millones para alimentar a más de 1 millón de personas por mes que necesitan asistencia en Madagascar. A largo plazo, la organización dice que quiere equipar mejor a los agricultores de los países en desarrollo para que estén preparados para los fenómenos meteorológicos extremos relacionados con el cambio climático, por ejemplo, mediante sistemas de riego mejorados que puedan proteger el rendimiento de los cultivos durante las sequías.

“Estas son personas que no han contribuido en nada al cambio climático, pero están soportando la peor parte del impacto del cambio climático”, señaló Moghraby. Ese impacto va a crecer, en Madagascar y en todo el mundo.

YAHOO NEWS