«SI MUEREN, TODOS MORIMOS»: LA SEQUÍA MATA A UN PAÍS ENTERO

Posted on
  • Los pastores ven cómo sus amados animales sufren por la falta de agua y comida. “Si mueren, todos morimos”, dice un aldeano.

NAIROBI.- Los cadáveres marchitos de ganado son un recordatorio de que la sequía ha descendido una vez más en el norte de Kenia, la última de una serie de perturbaciones climáticas que azotan el Cuerno de África.

Mientras los líderes mundiales se dirigen a una cumbre climática global en Glasgow, los pastores ven cómo sus amados animales sufren por la falta de agua y comida. Yusuf Abdullahi dice que ha perdido 40 cabras.

“Si mueren, todos morimos”, dice.

El gobierno de Kenia ha declarado desastre nacional en 10 de sus 47 condados. Las Naciones Unidas dicen que más de 2 millones de personas padecen inseguridad alimentaria grave. Y con la gente que camina más lejos en busca de comida y agua, los observadores advierten que las tensiones entre las comunidades podrían agudizarse.

La vida silvestre también ha comenzado a morir, dice el presidente de Subuli Wildlife Conservancy, Mohamed Sharmarke.

“El calor en el suelo te indica la señal de hambre que estamos enfrentando”, dice.

Los expertos advierten que estos choques climáticos se volverán más comunes en África, que es la que menos contribuye al calentamiento global, pero que será la que más sufrirá.

“No tenemos un planeta libre en el que busquemos refugio una vez que hayamos logrado destruir este”, dijo el mes pasado el director ejecutivo de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo de África Oriental, Workneh Gebeyehu, al abrir un centro regional de alerta temprana sobre el clima en La capital de Kenia, Nairobi.

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, estuvo de acuerdo.

“África, si bien actualmente es responsable de una cantidad insignificante de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, se encuentra bajo una amenaza significativa por el cambio climático”, dijo en la inauguración del centro. El continente es responsable de solo el 4% de las emisiones globales.

Kenyatta fue uno de los líderes africanos que hablaron en la cumbre climática mundial cuando pidieron más atención y miles de millones de dólares en apoyo financiero para el continente africano.

THE SYDNEY MORNING HERALD