Suprema Corte obliga que mujeres vean su feto en ultrasonido antes de abortar

La Suprema Corte de Estados Unidos decidió no modificar la cláusula en la ley que permite el aborto en el estado sureño de Kentucky, en la que se obliga a las mujeres que optan por esta práctica a ver y escuchar su ultrasonido antes de realizar el procedimiento, informó la cadena de noticias CNN.

En caso de decidir no ver su ultrasonido las pacientes deben atender a la descripción por parte de su doctor, si es que lo considera necesario.

La Suprema Corte aseguró que prohibir estas acciones limitaría la libertad de expresión del personal médico y que esta práctica forma parte del procedimiento consensuado que las mujeres que deciden interrumpir legalmente su embarazo firman.

El grupo que solicitó la revisión de la ley aseguró que esta práctica genera estrés en las pacientes y las orilla a dudar de su decisión. La defensa del gobierno de Kentucky aseguró que forma parte del proceso de un consenso informado en la que las pacientes deben ser conscientes de la magnitud del proceso al que se someterán.

La Unión Estadunidense por las Libertades Civiles, (ACLU, por sus siglas en inglés) concluyó que esta parte del procedimiento no tiene ningún propósito médico y se limita a generar presión en las pacientes y aunque la corte indique que no es inconstitucional se trata de una cláusula contraria a la ética.

La Suprema Corte decidió rechazar las modificaciones sin hacer cambios o comentarios a esta cláusula de la ley, lo que se atribuye a los nuevos miembros de la suprema corte conocidos por su conservadurismo.

El Instituto Guttmacher aseguró que en lo que va del 2019 al menos 60 cláusulas sobre aborto han sido enviadas a la Suprema Corte, las cuales fueron bloqueadas sin consideraciones.

Estas cláusulas, que se han estipulado sobre todo en los estados con tradición conservadora, han modificado las decisiones de las mujeres que acuden a las clínicas, informó el mismo instituto, ya que ha sido posible contabilizar que entre 2014 y 2017 ha decaído el número de mujeres que toman esta decisión.

Forbes