EN MÉXICO, 7 MILLONES DE VIVIENDAS ESTÁN CONSTRUIDAS CON MATERIALES PRECARIOS

Cerca de 7 millones y medio de viviendas en México, de 34 millones que hay, están construidas con materiales precarios; además, casi 6.4 millones requieren mejoras o una ampliación.

En total, 9.4 millones de viviendas están en calidad de rezago habitacional, es decir, carecen de drenaje, tienen materiales precarios o presentan hacinamiento.

Aunado a esto, 6.8 millones de estos hogares no tienen mecanismos para acceder a un adecuado financiamiento para adquirir una casa, refirió el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Román Meyer Falcón.

Para atender esta situación, la Sedatu presentó en el Programa Nacional de Vivienda 2019-2024, el cual prevé una inversión de 2.3 billones de pesos a lo largo del sexenio, 5.4 millones de acciones, así como 20 millones de personas beneficiadas.

El secretario explicó que para este programa hubo una coordinación con la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), el Fondo Nacional de Habitaciones Populares (Fonhapo), el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda (Infonavit), así como con el Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Fovissste) y la Sociedad Hipotecaria Federal.

Meyer Falcón indicó que el déficit a nivel nacional en esta materia está conformado por las necesidades de mejoramiento y ampliación de vivienda.

“Es ahí donde el Estado mexicano debemos de generar las políticas públicas y los instrumentos para poder atender a esa población”, delineó en la presentación del programa en el Palacio de Minería.

Lee también: No podemos seguir apostando al mismo patrón de vivienda: Román Meyer

El documento contempla cinco objetivos, 21 estrategias y 145 acciones, los cuales están alineadas a los principios del Plan Nacional de Desarrollo del gobierno de México.

Se planea un mejoramiento en los esquemas hipotecarios y de financiamiento de ahorro “que permitan que las personas tengan una vivienda adecuada”, detalla el documento.

Indica también que también se fomentará un trabajo coordinado entre el sector social y el privado, para “impulsar el financiamiento de viviendas e infraestructuras para el país”.

Se contempla incentivar “procesos más eficientes que maximicen la transparencia para reducir costos y riesgos de la corrupción”, indica el programa.

“(Estamos aquí para hacer) una mancuerna con el sector privado. El reto es hacer vivienda digna, para que dejemos de ser irresponsables, ya que fuimos muy irresponsables con todas estas personas que no tienen vivienda” digna”, refirió por su parte Alfonso Romo, Jefe de la Oficina la de Presidencia.

“Tenemos que bajar el costo del dinero y los plazos. Hay que buscar las fórmulas, tenemos un encontrar la forma de financiar a los más necesitados”, aseguró.

Forbes