PENSIÓN A MUJERES Y HOMBRES DE 65 AÑOS EN COMUNIDADES INDÍGENAS, PRIMER PASO PARA RESARCIR SIGLOS DE DISCRIMINACIÓN: JARA

El otorgamiento de una pensión para las personas indígenas a partir de los 65 años de edad en pueblos originarios y no a los 68 años es un primer paso para resarcir siglos de exclusión y discriminación que han enfrentado y lastimado a pueblos y comunidades indígenas; es un acto de justicia social y el reconocimiento de la deuda del Estado con esta parte del pueblo mexicano, señaló el senador Salomón Jara Cruz.

“El compromiso del Presidente Andrés Manuel López Obrador y de quienes fundamos y militamos en Morena fue atender primero a los pobres y los más pobres de los pobres son las y los indígenas, que en pleno siglo XXI padecen y mueren de hambre, tienen que caminar horas para llegar a un consultorio médico, a la escuela, a un ministerio público, que no tienen ni agua potable ni energía eléctrica”, añadió.

Señaló que quienes califican de racismo a una política de justicia social son conservadores reaccionarios, los mismos que en anteriores regímenes gozaron de privilegios, de componendas, de moches, que a base de corrupción se enriquecieron mientras miraban con desprecio a las y los indígenas que en las calles vendían sus artesanías y los pocos frutos y semillas que podían cosechar.

Jara Cruz agregó que la realidad que los conservadores se niegan a reconocer y transformar es, de acuerdo al CONEVAL, la siguiente: cerca de uno de cada cuatro personas indígenas se encuentran en pobreza extrema, en contraste con la población no indígena en la que una de cada veinte personas se encuentra en esa situación.

La población en esta situación no cuenta con los ingresos suficientes para consumir una canasta alimentaria y presenta tres o más carencias sociales.

Al igual que en el resto del país, la carencia por acceso a la seguridad social es la privación social con mayor incidencia en la población indígena, 78.2%; en las localidades rurales asciende a 88.2%.

El Senador Salomón Jara dio a conocer que de acuerdo a los datos, la segunda carencia que más indígenas presentan es la falta de acceso a los servicios básicos en la vivienda, 57.5% de la población indígena no contaba con el acceso a los servicios básicos.

En las zonas rurales, solo una de cinco personas indígenas contaba con acceso a los servicios básico en la vivienda. En cambio, un menor porcentaje de la población no indígena reportó esta carencia social, 15.7%.

“A quienes por ignorancia o mala fe confunden el racismo con la justicia social, los invito a caminar y conocer un poco más el país en el que viven, solo así tendrán la capacidad de descubrir el abandono y la carencia en la que históricamente han vivido las comunidades indígenas en nuestro país”, apuntó el legislador oaxaqueño.

“Vamos a aprobar la iniciativa que envíe el Ejecutivo para que el Estado de Bienestar sea un principio y la pensión a los 65 años para las personas indígenas un derecho en la Constitución. Las y los indígenas son parte esencial de la nación mexicana y nunca más serán discriminados ni excluidos del desarrollo social del país”, finalizó el senador Salomón Jara Cruz.